Inicio > cultura, fauna, naturaleza > Los dinosaurios y su extinción

Los dinosaurios y su extinción

Miércoles, 13 de enero de 2010

Los fósiles disponibles muestran que en el pasado la Tierra estuvo poblada por unas criaturas increíbles,” los dinosaurios”.
Los dinosaurios eran reptiles terrestres, animales con espina dorsal, 2 o 4 patas situadas por debajo del cuerpo, como los mamíferos y no hacia los costados, como la mayor parte de los reptiles; y piel impermeable cubierta de escamas, que vivieron durante la era Mesozoica, la cual se divide en tres periodos: Triásico, Jurásico y Cretácico.
El Jurásico y el Cretácico fueron los periodos de verdadero apogeo de los dinosaurios. Al final del Cretácico algo ocurrió, como consecuencia de lo cual desaparecieron de la Tierra. Los dinosaurios se extinguieron hace 65 millones de años. No se sabe a ciencia cierta la fecha exacta de la extinción, ya que pudo haber sucedido en un lapso de pocas horas o miles de años, pero lo que sí es seguro es que las especies de dinosaurios murieron para dar paso al reinado de los mamíferos sobre la Tierra.
Hubieron muchas especies de dinosaurios, pero de entre todos ellos cabría destacar “diez”, a cual de ellos más impresionante.

Tyrannosaurus Rex

El Tyrannosaurus Rex, que significa “reptil tirano” fue un dinosaurio que habitaba en Norteamérica occidental hace entre 68 y 65 millones de años.
Son escasos los fósiles que se han encontrado de estos, tan solo unos 30 especímenes y sólo 3 cráneos. Sin embargo, este gigante es el dinosaurio carnívoro mejor conocido en la cultura popular.
Dinosaurio depredador de pesadilla, que medía unos 13 metros de largo y hasta 6 metros de alto. Tenía una cabeza de 1,75 metros, dotado de una impresionante mandíbula que medía 1,4 metros y estaba llena de afilados dientes curvos de 20 cm. Su cuello corto, grueso y musculoso le permitía sacudir sus mortíferas fauces, haciendo morir más rápidamente a sus presas. Este dinosaurio tuvo la mordida más poderosa de todos los tiempos, con una fuerza de presión de más de 4 toneladas (suficiente para triturar un automóvil). Hay fósiles de huesos de dinosaurios con marcas de mordidas gigantes que solo pueden haber sido causadas por un Tyrannosaurus Rex. Sus brazos eran cortos, aproximadamente de 1 metro y muy musculosos, además de inusuales. Su función no esta muy clara, pero se sabe que tenían dos dedos con uñas que eran mortales. Cada brazo del Tyrannosaurus Rex era capaz de levantar unos 150 kilogramos. En las patas disponía de 3 uñas, y tenía una cola larga, rígida y puntiaguda que usaba como contrapeso para su enorme cabeza, para apoyarse al efectuar giros rápidos. Fue un terrible cazador que atacaba a grandes presas, como lo prueba el hallazgo de estiércol con huesos semidigeridos de un Edmontosaurus.
El Tyrannosaurus Rex fue sin duda uno de los dinosaurios carnívoros más grandes y poderosos de todos los tiempos.

Triceratops
El Tricerátopos, “cara de tres cuernos”, a pesar de su fiero aspecto, fue un dinosaurio herbívoro. Medía alrededor de 9 metros de largo y pesaba poco menos de 8000 kg. Este verdadero “tanque de guerra blindado” tenia en su cráneo un cuerno, ubicado sobre las ventanas de la nariz. Además, tenía un par de cuernos de 1,5 metros de largo, ubicados sobre los ojos. Existen varias teorías sobre el uso de estos cuernos, una de ellas es que le servía de defensa contra los carnívoros como el T. Rex, o que se utilizaba como arma para confrontar a otro Triceratops en la lucha por las de hembras. El Triceratops vivía en manadas, como los búfalos en la actualidad. Se alimentaba básicamente de plantas y arbustos. Entre los fósiles se han encontrado abundantes dientes en el norte de EE.UU., por lo que se supone que fue el herbívoro más importante de su tiempo.

Stegosaurus
El Stegosaurus significa “reptil con tejado”. Este dinosaurio herbívoro habitó en América del Norte y Europa hace unos 150 millones de años. Tenía una longitud de 9 metros y pesaba hasta 2 toneladas. Su cuerpo se estrechaba y achicaba hacia delante, hasta terminar en una minúscula cabeza alargada. Su boca era una combinación de un débil pico y dientes pequeños. Poseía cuatro patas acabadas en pezuñas. Sin embargo, aunque parezca extraño, su cerebro era poco más grande que una nuez, por lo que se supone que no debían tener sentidos muy desarrollados. Lo que hace más notable a este dinosaurio son sus cuatro púas de 60 centímetros en la cola y las placas que cumplían una función disuasoria, ya que el animal parecía más grande de lo que realmente era. Posiblemente también cumplían un papel termorregulador. Las púas de la fuerte cola habrían sido un sistema de defensa formidable, indispensable para su supervivencia frente a los depredadores.

Smilodon

El Smilodon más conocido como “Dientes de Sable”, fue un felino que vivió en todo el continente americano, entre hace 2,5 millones a 10.000 años antes del presente. Su nombre es una descripción muy apropiada debida a sus enormes colmillos, que usaba para perforar el cuello de sus víctimas. Se alimentaba de caballos, ciervos, mamut y mastodontes. Si la imagen de un tigre o una pantera te pone los pelos de punta, imagina lo que era este “gatito” de 200 kg. con colmillos superiores de hasta 18 cm. Eran tan largos, que corrían el riesgo de que se partieran durante la lucha con las grandes presas de que se alimentaban. Este felino, de casi 1,7 metros de largo, vivía en manadas, y tenía cierta tolerancia por los individuos lisiados del grupo. La caza en grupo les permitió, al igual que hacen hoy los leones, abatir presas mucho mayores que ellos mismos. Desaparecieron hace unos diez mil años, debido a los cambios climáticos de la última glaciación.

En el próximo número hablaremos de:

Quetzalcoatlus, brachiosaurus, rinoceronte lanudo, celacanto, barosaurus, carcharodon megalodón.
GD Star Rating
loading...
Los dinosaurios y su extinción, 5.0 out of 5 based on 1 rating

Rating: 5 stars

Categories: cultura, fauna, naturaleza Tags:
Comentarios cerrados.

Ratings Plugin created by Jake Ruston's Wordpress Plugins - Powered by dstt ds and Chess Sets.