Inicio > cultura, fauna, naturaleza > Los dinosaurios y su extinción

Los dinosaurios y su extinción

Viernes, 22 de enero de 2010

Colosos en su época:

- Quetzalcoatlus
- Brachiosaurus
- Rinoceronte lanudo
- Celacanto
- Barosaurus
- Carcharodon megalodón.

Quetzalcoatlus
Este tremendo animal volador se ha bautizado como “Quetzalcoatlus northropi” por la deidad azteca Quetzalcóatl,”la serpiente emplumada”. Vivió a fines del Cretácico en Norte América, y fue uno de los animales voladores más grande de todos los tiempos. Se han recuperado algunos restos de esqueletos en el sur de Texas y el norte de México, aunque poco escasos para saber todas sus características. Tenía gran envergadura, medía entre 12 y 18 metros. No tenía dientes, pero “si” pico. En cuanto a su peso se estima entre los 65 y los 100 kg.
Con su largo cuello y grandes mandíbulas desdentadas debió haberse alimentado de pescado o de carroña, algo que parece confirmarse por las características del terreno donde habitaba. Se supone que podía despegar por sus propios medios, pero una vez en el aire pasaba la mayor parte del tiempo planeando.

Brachiosaurus

El braquiosaurio, cuyo nombre significa “Reptil-brazo”, era un dinosaurio herbívoro con largo cuello y cola y un cerebro pequeño. Tenía una constitución similar a la de las actuales jirafas, con largas patas y un largo cuello, que le permitía alimentarse de las copas de los árboles.
Su altura era impresionante, 13 metros. El largo de su cuerpo llegaba a los 25 metros, y era un verdadero peso pesado con 90 toneladas.
Durante mucho tiempo se creyó que el braquiosaurio pasaba la mayor parte del tiempo sumergido en el agua para sostener su gran masa corporal. Sin embargo, estudios recientes revelan que era un animal terrestre: la presión del agua habría sido demasiado grande para que pudiera respirar estando sumergido, y sus patas eran tan angostas que se habría hundido en el lodo.
Rinoceronte lanudo
Fue una especie de rinoceronte de gran tamaño y espeso pelo lanoso que vivió en el frió de las estepas que cubrían el planeta en el Pleistoceno, hace unos 30.000 años. Su pariente entre los rinocerontes vivos es el pequeño y peludo rinoceronte de Sumatra.
Eran animales robustos, de gran tamaño. Alcanzaba los 2 metros de alto y largo, poco más grande que el rinoceronte blanco africano. Se han encontrado restos de un ejemplar hembra completo, con carne, pelo y cuernos incluidos, en la región de los Cárpatos polacos (Ucrania). Esto permitió conocer el color de su pelaje en vida, que era pardo oscuro con una banda negra a lo largo del dorso.
Los cuernos eran muy largos, alcanzando hasta 1 metro de longitud, y tenían un perfil aplanado. Se extinguió durante la última era glacial.


Celacanto
El Celacanto era un pez con aletas lobuladas. Se trata de un pez que se creía extinto desde el período Cretácico, hace unos 80 millones de años; hasta que en 1938 se capturó un ejemplar vivo en las costas de Sudáfrica.
Su importancia radica en que son los seres vivos más cercanos de los vertebrados terrestres. Aparecieron hace 400 millones de años y la mayor cantidad de ejemplares desapareció hace unos 250 millones de años.
En diciembre de 1938 se descubrió un ejemplar vivo de este pez, que fue capturado por pescadores a unos 60 metros de profundidad. Medía 1,5 metros de longitud y pesaba unos 50 Kg. Tras este descubrimiento, se han descubierto otras poblaciones y se han capturado numerosos ejemplares. El problema del estudio de estos peces es que al vivir normalmente a gran profundidad, al sacarlos de su medio mueren, haciendo difícil su estudio.

Barosaurus

El nombre de estos dinosaurios significa “lagarto pesado”, lo cual es muy acertado para un animal que llegaba a pesar hasta 44 toneladas. Vivió hace alrededor 150 millones de años. En muchos aspectos se parece al Brachiosaurus, pero presenta diferencias como espinas dorsales más altas, cola más corta y un cuello mucho más largo. Este cuello podía alcanzar los 14 metros de largo, y el animal completo llegaba a unos increíbles 27 metros de largo. Se supone que tenía un cráneo pequeño, aunque no se ha recuperado ninguno.
Pero para que la sangre llegara a su cabeza, el corazón de este animal habría tenido que pesar cerca de 1600 Kg. Debido a esta inconsistencia, se supone que tenía esfínteres arteriales que reducían la cantidad de sangre que retrocedía, y lo más probable es que sostuvieran sus cuellos más o menos horizontalmente.

Carcharodon megalodon

Este tiburón gigante vivió entre hace 20 y 1,6 millones de años, aunque se ha llegado a sugerir fechas de extinción más tardías e incluso que pudiera sobrevivir hoy en día. Solo se han hallado esqueletos parciales, vértebras y numerosos dientes, que tienen un aspecto muy similar al de los tiburones actuales. El largo de estos dientes alcanzaba los casi 20 centímetros de largo, ¡y tenia la boca llena de ellos!
Las estimaciones más conservadoras sugieren que este tiburón medía unos 15 metros de largo, y algunas reconstrucciones hacen pensar que existieron ejemplares de 30 metros de largo. Un tiburón del tamaño de una ballena.
Por ello se cree que los megalodones se alimentaban de ballenas y se extinguieron cuando los mares polares se volvieron demasiados fríos para los tiburones, lo que permitió a las ballenas permanecer a salvo en esas regiones.

GD Star Rating
loading...
Los dinosaurios y su extinción, 4.6 out of 5 based on 5 ratings

Rating: 5 stars

Categories: cultura, fauna, naturaleza Tags:
Comentarios cerrados.

Ratings Plugin created by Jake Ruston's Wordpress Plugins - Powered by dstt ds and Chess Sets.